Residencial Bahía

Cierre de cristal sin perfiles.

La mayoría de nuestros clientes eligen acristalar sus terrazas porque al hacerlo consiguen ese espacio adicional que tanto echamos de menos en el hogar, sin necesidad de alterar la principal función de la misma.

La terraza sigue estando separada constructivamente del resto de la vivienda, no queda incluida en la superficie cubierta habitable de la propiedad, pero nos da la oportunidad de incorporar nuevos usos, con independencia de factores atmosféricos que pueden resultar adversos, durante todo el año.

Un desayuno en invierno, disfrutar de una taza de café viendo llover, una cena romántica en otoño, hacer unos kilómetros en una bicicleta estática mientras fuera arrecia el frío, son solo alguna muestra de la infinidad de posibilidades que nos ofrece un espacio así.

Al acristalar tu terraza la protegerás

Uno de los mayores beneficios que vas a encontrar al acristalar tu terraza es la protección. El frío, la lluvia, el viento o la suciedad, se quedarán fuera de tu terraza, quedando protegida, y ganando en luz, en espacio y en seguridad. 

Los acristalamientos Lumon, además, te ayudarán a descansar y disfrutar más de tu descanso, reduciendo en un 50% los ruídos externos, todo ello con la mayor seguridad y protección.

Espacio. Luz. Tranquilidad. Seguridad.  Estos son algunos de los beneficios que obtendrás con los cerramientos acristalados Lumon. Además, podrás disfrutar de tu terraza en verano y en invierno, sin importar el tiempo, el frío, o la lluvia. Con Lumon, tendrás toda la protección y seguridad de un cerramiento, con la libertad e iluminación de un cristal. 

Da rienda suelta a tu imaginación diseñando y decorando tu terraza a tu gusto. 

Porque con Lumon, protección y seguridad van unidos a diseño y creatividad.